MATADERO Y SALA DE DESPIECE

El principal centro de transformación es la Sala de Despiece propia donde aplicando el sistema de calidad creado por nuestro equipo de profesionales, nos asegura obtener un producto de excelente calidad.

La posibilidad de controlar todo el proceso de calidad, desde la crianza de los animales en el campo, el paso por el matadero y sala de despiece, hasta la distribución, garantiza la homogeneidad en cortes y pesos. Desatacamos por implantar tarifa de precios fija durante todo el año, por lo que las fluctuaciones del mercado no afectan al precio final.

Todos los productos cárnicos están certificados por entidades externas: el Cerdo ibérico por la entidad Certicalidad y la ternera por la entidad Certicar.


BODEGA DE CURADOS



Cuidado de la materia prima y minucioso proceso de curación. Nuestros ibéricos de cebo de campo destacan por su sabor, calidad y por el cuidadoso proceso de elaboración, con la seguridad que aporta el que sean de crianza propia.

La apuesta por elaborar embutidos de ternera tiene como principal objetivo acercar a todos los paladares un producto bajo en grasas y que podamos disfrutar de ellos conjugándolos con una vida saludable.


CORTES EXCLUSIVOS



La crianza propia del grupo facilita que desde I+D se trabaje en cortes que mejoran la alimentación de las personas, contribuyendo a cuidar la salud cardiovascular, con mayor aporte de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados. Este requisito lo cumplen un alto porcentaje de los ácidos grasos del ibérico. Y además se ofrece un gran número de cortes innovadores y exclusivos del cerdo ibérico que no se podrán encontrar en otros mercados, destacamos con éstas características el Entrecot de ibérico, Bulat de Ibérico, Chuletón de paleta ibérica, Centro de Ibérico y Jamón Ibérico Adobado.




ENVASADO DE LAS CARNES



Servimos las piezas de carne de ternera en fresco con la tecnología de envasado al vacío.

El envasado al vacío impide la acción del oxígeno, principal enemigo de la permanencia de calidad y de la vida útil de la carne fresca. Se reduce así la proliferación de los microorganismos aerobios causantes del deterioro y esto permite su almacenamiento junto con que las temperaturas sean de entre 0 y 2ºC, durante 21 días sin afectar a su calidad, protegiéndola contra las bacterias durante su transporte y almacenamiento. Por la acción de las enzimas naturales de la carne, el proceso de maduración continúa, una vez envasada al vacío, generando texturas más tiernas y sabores más intensos.

En el caso del cerdo ibérico, la carne picada y carnes para guiso utilizamos la tecnología de envasado al vacío y el método de congelación para evitar la proliferación de patógenos y la recepción del producto para el consumidor en perfecto estado.

COLORACIÓN DEL PRODUCTO
El color normal de la carne envasada al vacío es de tonalidades pardas, ligeramente más oscuro que cuando está en contacto con el oxígeno. En el caso de envase en atmósferas modificadas o protectoras los colores rojos son más vivos debiéndose esto a la inclusión de gases de envasado. Cuando se abre una carne envasada al vacío y se saca de su envase original la carne adquiere de nuevo su color natural de carne fresca en poco más de 5 minutos.